EL SABER HACER DE LOS MAPAS INTERPRETATIVOS: UNA FILOSOFÍA FAMILIAR EN – TOURMAPS Mapas educativos ilustrados de Chile

¡Envíos a todo Chile! ¡Descuentos especiales a librerías !

EL SABER HACER DE LOS MAPAS INTERPRETATIVOS: UNA FILOSOFÍA FAMILIAR EN EXPANSIÓN

La interpretación del patrimonio es el "arte’ de revelar
in situ el
significado del legado natural y cultural al público
que visita esos lugares en su tiempo
libre''


Esta vez me pidieron que escribiera sobre los Mapas de Tourmaps, lo que en resumen es la experiencia de toda una familia motivada por el cuidado, aprecio y respeto del legado natural y cultural. Estos mapas elaborados desde Puerto Montt, sur de Chile y principal centro de distribución turística de la Patagonia chilena, son parte de lo que ha sido un desarrollo por más de 20 años, pero que se puede remontar a una historia mayor. Mi principal referente: un árbol genealógico dedicado a la hospitalidad, el emprendimiento, los servicios, los viajes y el turismo por al menos cuatro generaciones.

Hoy podemos decir que con el tiempo invertido en interpretar, escuchar, traducir y aplicar logramos descubrir su gran potencial como herramienta para la gestión de destinos turísticos en el mundo (principalmente Australia, Chile y Europa). Por tanto, es importante aclarar que gracias a la experiencia de viajar y observar el mismo fenómeno, también hemos podido encontrar un camino metodológico particular aplicado a la hospitalidad y el turismo, ya sea como guías, paisajistas, especialistas en marketing y, en mi caso particular, también como facilitador en interpretación del patrimonio y guía de expediciones en Patagonia.

La experiencia en el hacer nos ha demostrado que el equipo que participa de un "mapa interpretativo" (independiente de su especialidad técnica) debe ser parte de un círculo transdisciplinar, y por tanto es tan importante identificar su “calidad humana” como la visión personal y técnica de cada integrante, comprometida con objetivos simples pero múltiples y trascendentes, como pueden ser: implementar la educación ambiental en una operación o gestionar el turismo patrimonial en un destino turístico. Indistintamente si se trata de profesionales de una universidad o del sector público o privado, todos están involucrados en la creación de este resultado. 

Para obtener el resultado deseado, en este trabajo de interpretar un territorio de interés cultural y/o natural, observar el dominio de lo vivencial-experiencial sigue siendo muy relevante para lograr la calidad deseada en un diseño particular, y obtener así el trabajo esperado, con mensajes temáticos que logren ser claros e impactar a una audiencia no cautiva (Sam Ham, 2014). Por tanto, no todos los mapas deben ser "interpretativos". Todo tiene un contexto o una audiencia, y esto es lo primero que debemos saber al hablar de un diseño o una herramienta de esta índole (como producto interpretativo).


 La interpretación del patrimonio (IP) ha sido un sendero compartido con muchos "turistólogos" a lo largo de mi trayectoria como guía y planificador en el sector público y privado. Al ir observando este fenómeno (que abreviamos como IP) me di cuenta de que gracias a estos “mapas interpretativos” que hemos desarrollado a lo largo del tiempo (como emprendimiento de carácter familiar y también en mis consultorías particulares), podemos aplicar una disciplina que va más allá del arte, la comunicación o la belleza inspiradora del naturalismo: con ellos podemos comunicar estratégicamente aspectos esenciales de un producto turístico (significados asociados al lenguaje y también a lo simbólico y/o arquetípico de un destino turístico) más allá de la información pura y dura que podemos obtener en un mapa topológico, respondiendo no solo a preguntas como ¿dónde queda? o ¿qué encuentro ahí?, sino a preguntas clave como ¿qué es lo más relevante aquí?, ¿cuál es el tema? 

Hoy también podemos afirmar con claridad que no todos nuestros mapas han logrado cumplir con la difícil tarea de interpretar un legado natural y/o cultural bajo el ojo de “esta”  interpretación. Esa meta es siempre ambiciosa y el margen de error y éxito está siempre muy cerca el uno del otro.

Felizmente estos rasgos tan particulares del patrimonio natural y cultural  también han logrado resignificar su valor en una metodología de trabajo colaborativo que nos ha ayudado a lograr cada vez mejores resultados. Años de aciertos y también “metidas de pata” nos han permitido definir tres puntos claves del  “know how” de los mapas interpretativos que hoy compartimos con tod@s quienes quieran sumarse a esta tarea:

  1. Cuando hablamos de un mapa interpretativo nos referimos a “esta” interpretación. Por tanto debemos observar cuidadosamente la metodología TORA, desarrollada por Sam Ham y observada ampliamente por los intérpretes en todo el mundo (esta interpretación debe ser temática, ordenada, relevante y amena). De lo contrario podemos hablar de otros objetivos específicos asociados a una infografía, circuito, destino, etcétera.
  1. Definir la(s) ruta(s) turísticas y tematizarlas es fundamental para el trazado del mapa de un destino turístico. Por ello, si bien conocer las iniciativas y la planificación de los recursos turísticos (a nivel de gobernanza) es fundamental para obtener una buena referenciación de cada punto de información que busca ser destacado, dirigiéndonos a los visitantes, primero debemos tener clara la idea de ese “gran tema” que desea abordar ese destino particular, no solo “mi tema” o “mi proyecto”; nuestro legado se vuelve universal desde la conexión con la mirada local y luego con la del visitante de ese sitio de interés.
  1. La tematización como metodología interpretativa, enmarcada en un proceso secuencial, nos permite extraer un mensaje central (introducción) y un desarrollo (subtemas)  que nos aportan posibilidades para generar buenas conclusiones (o cierres). Por ello este trabajo se gestiona con los objetivos estratégicos que aporta la misma planificación de un destino turístico, donde podemos ver en la IP una herramienta concreta para la propuesta de coordinar una experiencia guiada o autoguiada y para ser coherentes con el servicio propuesto dentro de los lineamientos estratégicos fijados con anterioridad. El concepto de producto turístico es una clave importante, entendido como conjunto de servicios destinados a ser consumidos como parte de una experiencia por el visitante. Todo buen producto interpretativo siempre tiene un buen tema.

Es por ello que en un mapa interpretativo que busca desarrollar “esta” interpretación, como filosofía de base:

  1. Invita a  provocar el pensamiento de visitantes y potenciales visitantes para desarrollar actitudes de aprecio, cuidado y respeto por nuestro patrimonio. Considerando que en la IP existen principios probados y concretos, es en ellos donde debemos sumar toda nuestra creatividad.
  2. Reflexiona en que el visitante potencial se identifique como un turista responsable (arquetipo), considerado en el uso de una simbología adecuada hasta en la aplicación de los planteamientos éticos de la comunidad receptora de los mensajes asociados (anfitriones). La visión buscará ser holística, comunitaria y principalmente respetuosa con el “sense of place” (sentido del lugar y su contexto cultural en que se aplica).
  3. Creará mensajes interpretativos de carácter temático basados en la metodología TORA (Sam Ham, 2014). Loque nos permite adecuarnos a la planificación y sus diversos niveles de coordinación y comunicación: comunitaria, integrada y endógena (Castaing & Pacheco, 2014) . Con ello podemos evaluar su etapa de desarrollo y los recursos más adecuados para su implementación.

 

Para cumplir con los objetivos específicos de cada “mapa interpretativo”, en “esta” interpretación será fundamental contar con información primaria “depurada”, y para ello hemos definido el concepto de "círculo de interpretación":


1) El círculo de interpretación es interdisciplinario (y/o transdisciplinar) y utiliza tanto entrevistas a los actores objetivo del territorio, orientadas a encontrar significados (lo que permitirá definir los rasgos culturales y/o naturales relevantes), como otras metodologías participativas, sin quedarnos en el mero ejercicio de la investigación/acción participativa. Buscamos crear un producto territorial, que resuma el pensamiento crítico de una comunidad y/o equipo de trabajo en coordinación.


2) La síntesis, traducción y tematización de la información primaria contrastada con fuentes secundarias se produce en un espacio de respetuoso intercambio (sin imponer los objetivos del proyecto en cuestión). Buscamos la calidez y familiaridad en nuestras conversaciones; no nos gusta quedarnos en los tecnicismos, aunque con el tiempo hemos ido adquiriendo algunos que nos podrían servir según la etapa del proceso que estemos desarrollando.


3) El círculo de interpretación siempre buscará los conceptos intangibles más cargados de significado, al mismo tiempo que asumirá compromisos de cumplimiento (promesas de entrega de la información) en una carta Gantt diseñada para un proyecto particular. Hay un tiempo para dialogar, otro para crear, proponer y desde luego otro para cumplir. Cada uno es muy importante para obtener el resultado esperado.


Si deseas una asesoría o cotizarnos un proyecto de mapa interpretativo no dudes en contactarnos. Estaremos felices de ayudarte y de entregar una propuesta de herramientas adecuadas a tus necesidades.


Con la fe y la esperanza de que este 2022 esté lleno de acciones y nuevas propuestas en pro del aprecio, la conservación, la protección y el cuidado de nuestro patrimonio cultural y natural, te invitamos a ser parte de nuestra gran familia Tourmaps.


Juan C. Castaing v.d. Hundt
Facilitador en IP, asesor y guía de expediciones
www.tourmaps.cl
www.elviaje.cl

(Asociación para la Interpretación del Patrimonio, 2021)

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados